Artículos

El conflicto en Nagorno Karabaj: entre el nacionalismo y la geopolítica

La región de Nagorno Karabaj comprende un área de 11.000 km2 y una población de 140.000 habitantes, predominantemente de procedencia armenia y cristiana. Aunque el territorio está reconocido internacionalmente como un enclave perteneciente a Azerbaiyán (de mayoría musulmana), este funciona como una especie de estado de facto independiente. Sin embargo, hasta el estallido del conflicto armado el pasado septiembre, esta región del Cáucaso sur era básicamente desconocida para el público. Se trata de un ejemplo clásico del choque entre los principios de integridad territorial y el derecho a la libre determinación.

Contexto histórico

Hasta el siglo XIX la región de la actual Armenia y Azerbaiyán se disputaba entre los imperios otomano e iraní, pero su control fue escaso debido al terreno difícil (de hecho, la palabra Karabaj en azerí significa “jardín negro” y Nagorno es la palabra rusa para “alto o montañoso”). En el año 1801 fue incorporada al Imperio ruso y vivió una oleada de tensiones étnicas. Al desintegrarse el Imperio zarista, estalló la violencia en 1905. Poco después tuvo lugar la Primera Guerra Mundial, que sigue siendo un asunto excepcionalmente traumático para los armenios debido al genocidio turco que causó la muerte de alrededor de 1,5 millones de armenios. Cuando la autoridad rusa se derrumbó durante el caos de la revolución de 1917, Georgia, Armenia y Azerbaiyán establecieron repúblicas independientes e inmediatamente entraron en una guerra que duró hasta la invasión soviética en 1920. Nagorno Karabaj fue otorgado el estatus de región autónoma dentro de la República Soviética de Azerbaiyán.

En 1988, el referéndum local por la independencia de Azerbaiyán, como primer paso hacia la reunificación con Armenia, se encontró con un pogromo azerbaiyano. Después de la disolución soviética en 1991, el conflicto se convirtió en una guerra a gran escala, que resultó en la muerte de más de 30.000 personas y el desplazamiento de más de un millón en ambos lados. Cuando finalmente se alcanzó un alto el fuego en 1994, Armenia salió victoriosa con 7 regiones ocupadas, creando así un vínculo directo con Nagorno Karabaj. Sin embargo, no se alcanzó una solución del conflicto y entre el 2008 y el 2019 un promedio de 20-30 soldados murieron cada año en escaramuzas entre Armenia y Azerbaiyán, con la excepción del 2016 cuando las bajas llegaron a 220 soldados y 15 civiles.

Eventos recientes

Ambas partes tienen puntos de vista diferentes sobre el estallido del conflicto el día 27 de septiembre. Según Armenia, a las 8 de la mañana Azerbaiyán llevó a cabo ataques aéreos y de artillería contra civiles, incluida la capital de Nagorno Karabaj. Por el otro lado, Azerbaiyán alega que dos horas anters, a las 6, su ejército fue objeto a bombardeos intensivos. En este tipo de disputas latentes, es muy difícil establecer qué acción provoca la escalada final. Aunque la cantidad de territorio real en disputa es relativamente pequeña, el conflicto se ha expandido más allá de las fronteras de Nagorno Karabaj e incluso llegaron a Irán. Después de un mes de violencia, Nagorno Karabaj ha declarado más de 800 bajas militares y 40 civiles, mientras que Azerbaiyán solo ha informado de las muertes de civiles: 60 hasta el momento.

A primera vista pueda parecer que la disputa es puramente religiosa, pero en realidad tiene sus raíces en el nacionalismo y el autoritarismo, tanto histórico (mencionado anteriormente), como actual: el descontento popular en Azerbaiyán fue tan alto que protestantes a favor de la guerra irrumpiendo en el parlamento a mediados de julio. Otro factor importante es la participación de potencias regionales, sobre todo Rusia y Turquía. La región es crucial en términos geoestratégicos por su ubicación y recursos, como gas y petróleo. De acuerdo con la ambición de Erdogan por convertirse en el líder del mundo musulmán, desde agosto Turquía ha incrementado su apoyo a Azerbaiyán a través de equipamiento militar y mercenarios sirios, lo que sugiere que el ataque fue planeado. Por otro lado, Rusia ha estado vendiendo armas a ambos lados, pero a un precio rebajado para Armenia. Cabe destacar que el tratado de seguridad colectiva entre Rusia y Armenia no cubre la región de Nagorno Karabaj, y Putin ha mantenido la neutralidad, interpretada como una intención de demostrar que Armenia necesita a Rusia.

La búsqueda de la paz

Desde 1992, el Grupo de Minsk de la OSCE, copresidido por Francia, Rusia y Estados Unidos, se ha encargado de mediar en las negociaciones del acuerdo de paz, pero ha resultado de poca utilidad. En 2007 se adoptaron los denominados Principios de Madrid según los que Armenia devolvería las 7 regiones ocupadas pero mantendría un corredor a Nagorno-Karabaj, cuyo estatuto se decidiría mediante un diálogo. Aunque tanto Azerbaiyán como Armenia aceptaron los Principios, estos no fueron implementados. Por lo tanto, el enfrentamiento actual puede verse como el resultado del fracaso del Grupo de Minsk.

El Grupo de Minsk reaccionó con relativa rapidez a la renovación del conflicto emitiendo una declaración conjunta condenando la violencia solo cinco días después de su irrupción. Numerosos actores internacionales han exigido el alto el fuego, e Irán y Francia se han ofrecido a actuar como mediadores. Rusia negoció un alto el fuego el 10 y el 17 de octubre y junto a Estados Unidos mediaron en el del 26 de octubre, pero todos fueron violados en apenas unas horas por ambos bandos. Finalmente, el 10 de noviembre se firmó la Declaración del cese al fuego completo en Alto Karabaj según la cual Rusia es la encargada del mantenimiento de la paz. 

El rol de la Unión Europea

Una de las razones por las que la Unión Europea nunca se involucró de forma activa en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán es el hecho de que ninguno de los dos lo solicitó. Hace 15 años la UE realizó su único intento de mediar en la disputa, pero sin éxito. Como parte de su política de vecindad, la UE pidió a ambos países firmar planes de acción que incluyeran áreas de cooperación. Entonces Azerbaiyán insistió en que la UE reconociera de forma explícita su integridad territorial, y tras dos años de retraso por una disputa diplomática entre este y Chipre, la UE aceptó. Sin embargo, para mantener su neutralidad mencionó el derecho a autodeterminación en el plan de acción de Armenia. En 2006 la UE ofreció ayuda en el arreglo pacífico de controversias; pero tras el rechazo de Azerbaiyán, se limitó a prometer apoyo postconflicto desplazando una misión de mantenimiento de la paz. Todo terminó en 2008 cuando la mayoría de los Estados Miembros de la UE reconocieron a Kosovo, y Azerbaiyán se dio cuenta de que la misión de la ONU había contribuido al desmembramiento de Serbia.

Volviendo al presente, el día 7 de octubre centenares de Armenios se manifestaron ante el Parlamento Europeo acusando a Azerbaiyán y Turquía de un segundo genocidio. Durante el debate, la mayoría de los eurodiputados apoyaron la imposición de sanciones a Turquía, pero el Alto Representante, Josep Borrell, les recordó que el Consejo Europeo había decidido posponer el asunto hasta diciembre, ya que el marco de negociación debería ser el Grupo de Minsk. Borrell expresó su satisfacción tanto con el alto el fuego del 10 de octubre como con el del día 17, pero también reprobó la continuación de la violencia.

En definitiva, no hay perspectivas de que el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán termine pronto debido a la larga historia de intereses nacionales opuestos, no solo de dichos países sino también de las grandes potencias. Tampoco es probable que la UE obtenga mejores resultados que en la década pasada. Hay quienes dicen que el conflicto regional incluso puede terminar provocando una catarsis económica mundial

El día 6 de noviembre Equipo Europa organizó el webinario El conflicto armenio-azerí: la paz que nunca fue contando con cuatro expertos. Accede a la grabación en YouTube. 

+1
Visitas: 85

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Equipo Europa es la asociación de los jóvenes europeístas de España.

Web desarrollada por Ina Kokinova, Aitor Ugarte y RSquaredSolutions.
© 2020, Equipo Europa. Todos los derechos reservados.

+1